50 años de historia bien se merecen este menú especial

Bocaíto abría sus puertas en 1966 como el primer local de tapas de Madrid con los mejores productos de todo el territorio nacional y, tras medio siglo de andadura, se ha convertido en una de las barras castizas más consolidadas de la capital.

Para festejar los 50 años de historia que Bocaíto cumple este 2016, los propietarios han diseñado un ‘menú 50º aniversario’ (35€) donde se recopilan las tapas y platos más representativos del local. Y si se prefiere el tapeo, la histórica barra del local ofrece ‘bocaítos’, tostas, cazuelitas y medias raciones donde se pueden encontrar algunas recetas que ya despachaba el establecimiento desde hace medio siglo y otras más actuales.

Puedes ver nuestro menú 50º aniversario haciendo clic en este enlace.

Nuestra filosofía que consiste en la perseverancia en buscar la mejor calidad en la materia prima, en la destreza de las mejores técnicas de corte de cuchillo, en la elaboración de los productos al momento y, por último, en no abandonar la esencia de la cocina tradicional castellana y andaluza.

tosta-gambas-03

Un poquito de nosotros

A comienzos de los 60, Luis Benavente trabajaba en un local gastronómico de lujo en la capital, donde se servían los productos de mayor calidad existentes y donde, por el coste, sólo podían acudir las personas con las rentas más altas. Una vez dominada la profesión de camarero y el conocimiento de las materias primas, su manipulación y su elaboración, decidió emprender carrera en solitario. Pero, ¿cómo ofrecer la mejor calidad a un precio asequible para todas las rentas? Con un establecimiento más modesto y disminuyendo el tamaño de la ración. Con esta idea inauguró un pequeño local en la calle Libertad al que llamó Bocaíto en honor a la dimensión de las porciones que ofrecía. Además de esta visión vanguardista, otros dos factores contribuyeron a su éxito: la incansable búsqueda en persona por todo el territorio nacional de productos que no se podían conseguir en Madrid (jamón ibérico de bellota, acedías, angulas, aguacates…) y la elaboración de los ‘bocaítos’ al momento y a la vista de los clientes. Esta pionera cocina vista era consecuencia de la falta de cocina en el local inicial, donde sólo se contaba con una barra para hacer el trabajo y despachar. Ya con el paso de los años se fueron uniendo los establecimientos aledaños y así fue como una peluquería, una fontanería y una carbonería se convirtieron en el Comedor Goyesco, el Comedor del Espejo, el comedor Goya y El Jardín. Nuevos espacios donde Bocaíto comenzó a dispensar platos de cuchara y de cuchillo y tenedor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR